¿Por qué la historia dice que Jerusalén pertenece a los judíos?

¿Por qué la historia dice que Jerusalén pertenece a los judíos?

12-07-2017
5671463626001
Monte del Templo en Jerusalén.

Jerusalén tiene el terreno más controversial del mundo: el Monte del Templo. Un sitio sagrado para judíos, musulmanes y cristianos. Estos tres reclaman eventos históricos que les hace propietarios del mismo. Gordon Robertson, presidente ejecutivo de CBN, nos ayuda a examinar la evidencia.

El Monte del Templo es el sitio más santo del judaísmo y el tercero del islam. La tradición musulmana dice que Mahoma viajó aquí - a la mezquita Al-Aqsa - en su famoso “viaje nocturno”. Y que esa tradición es la base por la que los palestinos reclaman Jerusalén.

Los árabes reclaman a Jerusalén como la ciudad islámica de “Al-Quds”, pero no hay registro de que el profeta Mahoma haya estado ahí, e incluso sus ejércitos no llegaron sino hasta cinco años después de su muerte.

La ciudad de Jerusalén no se menciona ni una vez en el Corán, mientras que la Biblia hebrea la menciona más de 600 veces. Durante la vida de Mahoma, fue una ciudad de poca importancia en el Imperio Bizantino.

Era una ciudad cristiana, sin una sola mezquita. Cuando los musulmanes conquistaron Jerusalén escogieron construir su mezquita en el Monte del Templo judío creyendo que era un sitio sagrado.

Ahí construyeron el Domo de la Roca y Al Aqsa: su nombre fue copiado de la historia del “viaje nocturno” en el Corán.

Varios eruditos musulmanes ubican la construcción de la mezquita alrededor del 690, mientras que Mahoma murió en 632.

Entonces, ¿Cómo pudo el famoso “viaje nocturno” de Mahoma llevarlo a una mezquita en Jerusalén que no sería construida hasta después de su muerte? El Corán no menciona a Jerusalén, dice que el sueño de Mahoma lo llevó a Al-Aqsa, que significa el “lugar más lejano”.

Eruditos islámicos tempranos interpretaron que era un lugar celestial o el Jardín de Alá. Todo eso cambió cuando el islam evolucionó en una fuerza política.

Durante las cruzadas, el general musulmán Saladino cambió la tradición islámica para fortalecer el reclamo sobre Jerusalén. Él dijo que el viaje de Mahoma no fue al cielo, sino a la mezquita Al-Aqsa en Jerusalén. Hoy, el Monte del Templo judío es también el tercer sitio más sagrado del islam… Sólo después de las ciudades árabes de la Meca y Medina.

Los musulmanes creen que una vez reclamada un pedazo de tierra, pertenece para siempre al islam.

Aun así, a inicios del siglo XX, líderes islámicos reconocieron la historia judía del Monte del Templo. En 1924, el Consejo Islámico Supremo publicó este folleto turístico sobre el Monte del Templo.

Dice que: “No hay disputa sobre la identidad del sitio del templo de Salomón. Éste también es el lugar, de acuerdo a la creencia universal, donde David construyó un altar al Señor”.

Además, describe la cámara subterránea, conocida como los Establos de Salomón, diciendo: “Data probablemente de la construcción del templo de Salomón”.
En 1927, un fuerte terremoto dañó la mezquita y durante la renovación, los arqueólogos analizaron la estructura. Encontraron vigas hechas de cedro del Líbano y ciprés que datan del siglo IX a.C.; por el tiempo del rey Salomón quien usó esos materiales para construir el primer templo judío.

Las excavaciones también descubrieron un baño ritual judío del segundo templo y un mosaico que se cree es parte de la iglesia bizantina.

La mayoría de historiadores concuerdan que los judíos llegaron primero, pero los árabes argumentan que estuvieron más tiempo. Y el llamado “derecho al retorno” ha sido un tema constante en cada cumbre de paz desde 1948.

Desde las cruzadas hasta el siglo XIX, la población árabe solo había crecido de 200 mil a 300 mil. El crecimiento árabe estaba estancado y los expertos en población dicen que podría haber seguido así excepto por algo: la llegada de los judíos.

Con las olas de migración judía iniciadas en 1882, los árabes empezaron a inundar palestina desde países vecinos y llegaron por dos motivos:

Uno, para disfrutar de un mejor estatus de vida. y dos, para luchar contra la inmigración judía que hizo posible ese nivel de vida. Para 1948, la población árabe era de 1.3 millones. El gobernador británico del Sinaí una vez dijo: “Es muy difícil crear un caso de la miseria árabe, si al mismo tiempo sus compatriotas de estados vecinos no pueden dejar de ir a compartir esa miseria”.

Algunos expertos dicen que, si los árabes palestinos desean un retorno legal a sus países de origen, deben volver a lugares como Egipto, Irak, Marruecos y Siria, no a Israel.