El Mundo

Abduraheem enfrentó una posible sentencia de muerte después de hablar en una conferencia cristiana en Etiopía, donde mostró a la multitud una foto de un joven que fue agredido por asistir a una protesta.