El Mundo

Según el tribunal, la negativa de Rusia a celebrar de eventos LGBT públicos no podría justificarse por la preocupación de posibles desórdenes públicos y violó los derechos de libertad de reunión y a “no ser discriminado”.