El cristianismo crece rápidamente en el opresivo Irán

El cristianismo crece rápidamente en el opresivo Irán

06-08-2020
Iran

A pesar de un gobierno islámico que hostiga y encarcela sistemáticamente a los cristianos convertidos y adoctrina a sus jóvenes en el islam, el cristianismo está creciendo a tasas sin precedentes en Irán.

El locutor de radio de la Voz de los Mártires, Todd Nettleton, se unió a Dan Andros de Faithwire para discutir los detalles detrás de la increíble tendenciaContra todo pronóstico

Contra todo pronóstico, el cristianismo continúa viendo ganancias masivas en la República Islámica de Irán.

Los clérigos islámicos están advirtiendo contra la propagación del cristianismo, las casas-iglesias son objeto de ataques rutinarios por parte de las autoridades, y la conversión al cristianismo en realidad se ve como una acción contra la seguridad nacional en algunas partes del país.

Pero ninguna de esas amenazas está deteniendo el rápido crecimiento de las personas que se convierten en seguidores de Cristo.

Mohabat News informa que esta alta tasa de conversión está ocurriendo a pesar del riguroso adoctrinamiento islámico de los jóvenes en sus familias y educación.

El gobierno islámico de Irán da grandes cantidades de dinero al apoyo de organizaciones islámicas que promueven el islam entre sus jóvenes dentro y fuera de las fronteras de Irán.

Sin embargo, la juventud iraní se está distanciando cada vez más del islam, lo que se está convirtiendo en una gran preocupación para el gobierno iraní.

El año pasado, después de que el ayatolá Makarem Shirazi expresó su preocupación por la popularidad del cristianismo en los suburbios de Mashhad, los funcionarios religiosos y políticos de la ciudad enviaron de inmediato a un gran número de maestros y predicadores islámicos a los suburbios para alejar a los jóvenes del cristianismo.

Una ola de arrestos y hostigamiento de los conversos cristianos se produjo poco después y muchos enfrentaron penas de prisión a largo plazo y fuertes fianzas por su liberación temporal.

El gobierno islámico iraní también implementó un plan doble para detener la propagación del cristianismo en el país y ha fallado en ambos frentes.

El primero, incluyó asignaciones de millones de dólares para propaganda islámica en todo el país, y el segundo programa incluyó una campaña de represión que se centró en los cristianos recién convertidos, con el fin de generar temor en aquellos que están interesados ​​en la religión cristiana.

También han cerrado iglesias, incluidas las Asambleas Centrales de Dios (AOG) y la iglesia Janat Abad en Teherán y la iglesia AOG en Ahwaz.

A los conversos cristianos también se les prohibió ingresar a las iglesias oficiales y los servicios de Farsi se vieron obligados a cancelar permanentemente en todo el país en todas las iglesias.

La publicación de cualquier cosa relacionada con el cristianismo o cualquier material relacionado con el cristianismo también se restringió y los libros sobre el cristianismo en el mercado fueron confiscados.

Sin embargo, según sus propios informes gubernamentales, no importa cuánto lo intente, no ha podido detener la propagación del cristianismo.