Cómo Martin Luther King Jr. y Billy Graham unieron fuerzas para derribar las barreras raciales con el evangelio

Cómo Martin Luther King Jr. y Billy Graham unieron fuerzas para derribar las barreras raciales con el evangelio

01-17-2022
mlking_hdv_1.jpg

En el Día de Martin Luther King, Jr., Estados Unidos honra el legado y la memoria del líder de derechos civiles asesinado mientras luchaba por la igualdad racial y la justicia en Estados Unidos. La mayoría es consciente de cómo la fe cristiana del Dr. King alimentó su vida y lo obligó a protestar pacíficamente en todo el sur para acabar con la segregación. Pero King también ayudó a romper las barreras raciales de otra manera, uniendo fuerzas con un importante movimiento para compartir las buenas nuevas de Jesucristo: las cruzadas de evangelización del reverendo Billy Graham.

En 1953, a pesar de la segregación y las tensiones raciales, Graham llevó a cabo una cruzada integrada en Chattanooga, Tennessee. Cientos de miles de hombres, mujeres y niños de todas las razas se sentaron juntos y adoraron al Señor.

"Pero cuando Dios te mira, no mira la apariencia externa; la Biblia dice que mira el corazón", predicó Graham.

Graham quería hacer más para terminar con la segregación, así que cuando su colega, el reverendo Howard Jones, recomendó que Graham llevara su mensaje a las calles de Nueva York, eso fue exactamente lo que hizo. Predicó en la Iglesia Metodista de Salem a miles y la semana siguiente fue a Brooklyn.

Gradualmente, las cruzadas en Nueva York se integraron cada vez más. 

Luego, en 1957, el reverendo Graham invitó a su buen amigo, el Dr. Martin Luther King Jr., a uno de los eventos. Durante esa cruzada, el Dr. King y el Rev. Graham estuvieron juntos en el escenario del Madison Square Garden. Fue entonces cuando King oró:

"Y en estos días de tensión emocional, cuando los problemas del mundo son dinámicos en extensión y caóticos en detalle, danos una visión penetrante, una comprensión amplia, el poder de la perseverancia y una fe duradera, y sálvanos de la parálisis del miedo paralizante. Oh Dios, te pedimos que nos ayudes a trabajar con renovado vigor por un mundo sin guerras y por la hermandad que trasciende la raza o el color".

King también oró por una bendición sobre Graham y su trabajo de evangelización.

Graham enfrentó una ráfaga de críticas de ambos lados durante esa temporada e incluso enfrentó amenazas financieras por integrar sus alcances, pero eso no lo detuvo. 

Según los informes, King le sugirió a Graham que se concentrara en el sur y celebrara reuniones integradas allí, lo cual hizo, y esas cruzadas fluyeron desde Arkansas hasta Alabama.

"Al principio, el Dr. King y yo hablamos sobre su método de usar manifestaciones no violentas para poner fin a la segregación racial", dijo Graham . "Me instó a seguir haciendo lo que estaba haciendo: predicar el Evangelio a audiencias integradas y apoyar sus objetivos con el ejemplo, y no unirme a él en las calles".

Graham explicó además: "Martin Luther King me sugirió que me quedara en el sur y realizara reuniones integradas y que él iba a tomar las calles y que probablemente lo matarían en las calles, pero no creo que debas porque vas a poder hacer algunas cosas que yo no puedo y yo voy a poder hacer algunas cosas que tú no puedes, pero perseguimos el mismo objetivo".

Mientras Graham recorría las regiones del sur, habló a multitudes de razas mixtas y habló sobre la capacidad de Dios para sanar. Al final, Dios usó la amistad entre King y Graham de manera poderosa para derribar muchos muros en Estados Unidos.

Se cita al Dr. King diciendo: "Si no hubiera sido por el ministerio de mi buen amigo, el Dr. Billy Graham, mi trabajo en el movimiento de derechos civiles no habría tenido el éxito que ha tenido".