X

Christian Living

Spiritual Life

General Bible Courses > Cimientos de Nuestra Fe

Capítulo 15 – La Vida Cristiana

La Vida Cristiana

Mi padre quien ha sido misionero por muchos años  ha pasado por diferentes situaciones difíciles y pruebas. El fue tomado cautivo con arma de fuego. Amenazado y puesto en prisión por su fe. Pero el nunca bacilo en su fe. Su prueba mas dura, ocurrió justamente hace algunos años.

Un hombre que decía era Cristiano. Pero que en realidad estaba en rebeldía contra Dios, decidió calumniar e insultar a mi padre. Este hombre esparció terribles mentiras. Pero mi padre en vez de hacer planes de venganza, oro y puso este asunto en las manos de Dios. En pocos meses este hombre fue declarado culpable de todos los pecados y faltas que el atribuía a otros.

La historia de mi padre se repite en la vida de miles de creyentes en todo el mundo. Ellos no han nacido siendo Cristianos fervorosos. Pero ellos dejaron que Dios trabajara en sus vidas y desarrollara sus caracteres a través de los años. Son como los árboles fuertes y robustos, que ponen sus raíces muy profundas en la tierra para que los fuertes vientos no los derriben.

¿Te gustaría ser una mejor persona, alguien que confié en Dios y permanezca firme en todas las situaciones? Nosotros si podemos, si ponemos en practica todo lo que ya hemos estudiado podremos llegar a ser como los “árboles que crecen fuertes.”

En esta lección vas a estudiar …

Recibiendo y Compartiendo

La Madurez Cristiana

Tus Pensamientos y Acciones

La Vida en la Iglesia 

Esta lección te ha de ayudar …

  1. A encontrar los principios básicos que te conduzcan a vivir una vida Cristiana victoriosa.
  2. A comprometerse a aplicarlos en su vida diaria.

Recibiendo y Compartiendo

Objetivo 1. Nombrar por lo menos dos pasos esenciales para alcanzar la madurez Cristiana.

Nosotros ya hemos aprendido quien nos da la vida eterna y como la recibimos; pero también es bueno que siempre nos recordemos a nosotros mismo y que nunca nos olvidemos que nuestra fuente de vida es JESUS.

Pero el que beba del agua que Yo le daré, no tendrá sed jamás, sino que el agua que Yo le daré se convertirá en el en una fuente de agua que brota para vida eterna (Juan 4:14).

Es maravilloso ser parte de la familia de Dios. Nos da entusiasmo para compartir las buenas nuevas con otros de tal manera que también ellos se vuelvan parte de la familia de Dios. Jesús dice en Mateo 10:32 “Por lo tanto, todo el que me confiese delante de los hombres, Yo también le confesare delante de mi Padre que esta en los cielos.” ¿No es esta una promesa maravillosa?.

Sino santificad a Cristo como Señor en vuestros corazones, estando siempre preparados para presentar defensa ante todo el que les demanda razón de la esperanza que hay en vosotros, pero háganlo con mansedumbre y reverencia. Teniendo buena conciencia, para que en aquello en que son calumniados, sean avergonzados los que difaman vuestra conducta en Cristo. (1 de Pedro 3:15-16)

Nosotros compartimos a Cristo con otros porque lo queremos hacer, además la Biblia nos anima a testificar de Cristo a los demás. Cuando tomamos esta posesión nosotros crecemos en fortaleza.

Otra forma de declarar públicamente de que pertenecemos a Cristo es cuando somos bautizados en agua. El Bautismo en agua es un paso importante en nuestro crecimiento como creyente. Jesús mismo fue bautizado-no porque El lo necesitaba, sino que nos quería dar un ejemplo. Puede leerlo en Mateo 3.

Id pues, y hacer discípulos en todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo (Mateo 28:19).

El que nos volvamos miembros de una Iglesia, o el unirnos a un grupo de creyentes, no es necesario para nuestra salvación, pero si nos da unidad con nuestra familia en Cristo. Nos volvemos responsables con los que nos rodean y aprendemos a cuidarnos los unos a los otros. Así como la familia natural es parte del plan de Dios también lo es la familia espiritual-que es un grupo con quien compartimos y aprendemos el uno del otro. Hechos 2:47 dice “Alabando a Dios y hallando favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día el numero de ellos los que iban siendo salvos.”

La Madurez Cristiana

Objetivo 2. Declarar dos actividades que ayudan a la Madurez Cristiana

Ansiamos o tenemos hambre por diferentes cosas. Podemos anhelar tener noticias de alguien que se ha ido muy lejos o podemos tener hambre de nuevas oportunidades. Por ejemplo las personas maduras ansían amor y afecto. Y por supuesto también nuestros corazones, nuestros espíritus que han tratado de alcanzar algo mas de lo que el mundo nos puede ofrecer. Después de haber recibido salvación tu sentirás otro tipo de apetito- un hambre por la palabra de Dios. “Desear como niño recién nacido, la leche pura de la palabra, para que por ella crezcan para salvación.” (1 de Pedro 2:2). Jesús dijo. “Escrito esta: No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.” (Mateo 4:4)

Un Cristiano necesita leer la Biblia cada día. David el rey de Israel dio un buen ejemplo. El dijo. “Cuan bienaventurado es el hombre que no anda en consejo de los impíos, ni se detiene en camino de los pecadores, ni se sienta en la silla de los escarnecedores, sino que en la ley del Señor esta su deleite y en su ley medita de día y de noche.” (Salmo 1:1-2). “Cuanto amo tu palabra yo medito en ella todo el día.”  (Salmo 119:97)

Es importante no solamente leer la palabra de Dios, pero así mismo debemos memorizarla y guardarla en nuestros corazones. Lo que vamos aprendiendo, el Espíritu Santo nos hará recordar en tiempos de necesidad-cuando necesitamos guía y dirección en nuestras vidas.

Pero el Consolador, el Espíritu Santo, en quien el Padre enviara en mi nombre, El os enseñara todas las cosas y les recordara todo lo que les he dicho.(Juan 14:26)

Nuestra lectura diaria de la Biblia debe ser acompañada de oración. Jesús conoció las glorias del cielo antes que El descendiera a la tierra, por eso sentía la necesidad de orar. El estuvo toda la noche en oración, antes de escoger a sus discípulos (Lucas 6:12). Pablo y Silas estuvieron orando y cantando cuando fueron libertados de las cadenas de la prisión (Hechos 16).  Cristo les dijo a sus discípulos. “ Pedid, y recibirán, busquen, y lo encontraran, llamad, y se abrirá la puerta.” (Lucas 11:9).

Primera de Tesalonicenses 5:17 dice: “Orar sin cesar”. Aun cuando estemos en el colegio donde nuestras mentes están muy ocupadas, en un trabajo que requiere nuestra completa atención, nosotros podemos vivir en una actitud de oración. Para que cuando una emergencia ocurra, nosotros sabemos como llamar a Dios, saquemos tiempo en nuestro trabajo para adorar al Señor, en esta forma estamos conectados con El.

Tus pensamientos y actitudes o acciones

Objetivo 3. Identificar como los pensamientos de un Cristiano pueden ser protegidos y controlados.

Ten cuidado con lo que piensas; tu vida es moldeada por tus pensamientos (Proverbios 4:23).

El Señor puede ayudarnos a controlar nuestros pensamientos Filipenses 4:7 dice: “Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, ha de guardar tus corazones y mentes en unión con Cristo Jesús.” Nuestros pensamientos complacen a Dios cuando son limpios y puros.

En conclusión mis hermanos, llenen sus mentes con aquellas cosas que son buenas y merecen adoración: “las cosas que son dignas, justas, nobles, puras, amorosas y honorables, en esto mediten.” (Filipenses 4:8)

Para mantener nuestra mente en lo que complace a Dios requiere que tengas una disciplina constante. Pues durante el tiempo que permanezcamos en este mundo estaremos expuestos al pecado y la tentación de pensar mal, pero con la ayuda del Señor no tenemos que someternos a los malos pensamientos que nos vienen a nuestra mente. Un proverbio antiguo dice. “Los pájaros pueden pasar encima de tu cabeza pero tu no tienes que dejarlos que hagan un nido en tus cabellos.” En otras palabras. “La tentación de pensar mal de ti o de otros puede estar rodeando tu mente pero no permitas que se vuelva pecado en tu mente, en tus actitudes, y en tus acciones.” La mejor manera de controlar tus pensamientos, es mantener tu mente libre de maldad, tener cuidado con lo que ves, escuchas, dices y haces.

Ten cuidado con lo que ves. “Los ojos son como una lámpara para el cuerpo. Si tus ojos están limpios, todo tu cuerpo estará lleno de luz.” (Mateo 6:22)

Recuerda también que lo que escuchamos también tiene influencia en nuestros pensamientos. Marcos 4:24 dice. “Pon atención en lo que escuchas, con la medida que tu midas a otros, se te ha de medir a ti, y aun se os dará.” ¿Las conversaciones que a ti te gustan, o la música que escuchas te están ayudando amar mas al Señor?. ¿Están ayudándote ha construir pensamientos sanos?

Si tu respuesta es negativa talvez necesitas tener mas disciplina en lo que escuchas y ves.

Escuchar incluye no solo las palabras de otros, pero así mismo nuestra propias palabras. Lo que decimos puede influenciar para bien o para mal. Si alguien nos ha hecho daño podremos olvidarnos mas fácilmente si no hemos contestado a esta persona con dureza. Proverbios 15:1 dice lo siguiente. “ La suave respuesta aparta el furor, mas la palabra hiriente hace subir la ira.” Nuestra meta debe ser el cumplimiento de Proverbios 25:11. “Como manzanas de oro en engastes de plata es la palabra dicha a su tiempo.”

Un Cristiano debería tener cuidado de lo que hace porque Dios requiere que el haga lo correcto.

El Señor te ha dicho lo que es bueno y lo que El requiere de nosotros es esto: Hacer justicia, practicar amor y misericordia, y vivir en humildad ante nuestro Dios (Miqueas 6:8).

Nuestra respuesta puede ser las palabras del salmista que dicen. “Que mis palabras y mis pensamientos sean aceptables hacia ti oh Señor, mi refugio y mi redentor.” (Salmo 19:14)

La Vida en la Iglesia

Objetivo 4. Declarando el propósito del porque debemos tener compañerismo Cristiano y apoyar el trabajo de Dios.

Tal como ya hemos aprendido, debemos compartir las buenas nuevas del evangelio con todos - incluyendo nuestros amigos que no son creyentes en Cristo Jesús. Recuerden nuestros amigos íntimos deben ser escogidos con cuidado. Nuestro tiempo libre debe estar balanceado por una buena influencia Cristiana, debemos pasarlo con aquellos que nos ayuden a crecer en el Señor asimismo nos ayuden a buscar su voluntad.

“Cuan bienaventurado es el hombre que no anda en consejo de los impíos, ni se detiene en camino de los pecadores, ni se sienta en la silla de los escarnecedores, sino que en la ley del Señor esta su deleite y en su ley medita de día y de noche.” (Salmo 1:1-2).

Debemos estudiar la palabra individualmente, y asimismo con otros amigos Cristianos. También necesitamos escuchar la palabra de Dios en predica. “Así que la fe viene del oír y el oír por la palabra de Dios” (Romanos 10:17)

“No dejemos de congregarnos, como algunos tienen por costumbre sino exhortándonos unos a los otros en amor, y mucho mas al ver que el día del Señor se acerca.” (Hebreos 10:25)

Cuando los creyentes se reúnen deberían ser comprensivos el uno al otro. Pues hay fuerza en la unidad. Recibimos fuerza al cantar y adorar al Señor juntos.

A fin de que en el cuerpo no haya división sino que los miembros tengan el mismo cuidado los unos por los otros. Y si un miembro sufre, todos los miembros sufren con el; y si un miembro es honrado, todos los miembros se regocijan con el. (1 de Corintios 12:25-26)

Dios tiene un plan cuando compartimos los problemas financieros de una asamblea local y cuando al mismo tiempo tratamos de alcanzar a otros. Hebreos 7:2-9 nos da un ejemplo en la vida de Abraham que dio el diez por ciento (diezmo) de todo lo que el tenia. Debemos cumplir con el diezmo.

Los fariseos y lideres religiosos en su tiempo, daban sus diezmos, pero Jesús dijo que nuestro nivel  en dar debería ser muy por encima de los de ellos. El dijo que ellos daban un diez por ciento aun de las yerbas que usaban para sazonar. Tales como la menta, eneldo y comino, pero rechazaron las enseñanzas mas importantes de la ley, tales como la justicia y misericordia y la honestidad (Mateo 23:23). Jesús nos explica que debemos ser fieles en todo lo que Dios nos ha pedido.

Que debemos dar generosamente de nuestro dinero asimismo escuchar lo que el Señor desea que nosotros hagamos. El podría pedirnos mas de nuestro tiempo, nuestros talentos-aun nuestros planes para el futuro. Cualquier cosa que El pida debemos ponerlo a sus pies como una ofrenda de amor a El quien nos ha amado primero.

Get more than a Sunday sermon. Get to know others seeking God’s guidance and wisdom for life.
We are here to help and encourage you! Send a prayer request now, or call 1‑800‑700‑7000
Can God change your life? God made it possible for you to know. Discover God's peace now.
Donate